No tengo el “chichi pa farolillos”!

angustiaY no es que este enfadada, es más bien angustiada.  A ratos creo tener la solución a mis problemas, a ratos los problemas me tienen a mi y la mayor parte del tiempo intento mirar hacia otro lado, por pereza y por miedo, pura angustia.  “I can de mor”!!

Nuestra situación económica y familiar está, como Joaquin Phoenix, “En la cuerda floja”. Necesito encontrar trabajo en el mínimo espacio de dos meses vista o las cosas se pondrán feas.  Mis inversiones, por el momento, no dan más que dolores de cabeza y el esfuerzo hecho y la implicación emocional no tienen marcha atrás.  A lo hecho, pecho, dicen, pero espero que no me cuesta más de lo que puedo dar…y no hablo de dinero.

No puedo seguir pasando noches durmiendo a ratitos, no tengo paciencia para aguantar los desplantes de mi enana de tres años, cuyos argumentos son a veces “ultrapotentes”, no tengo más aguante para mi enano mayor y sus “particularidades”, tengo ganas de huir y no puedo.  Y escribo esto y me siento cobarde, cruel, egoísta…lo que daría por un fin de semana conmigo misma…

Y es que Maminka también tiene días tontos, y también tiene miedo y le preocupa la crisis…

Podría renunciar a muchas cosas, decirle a la au-pair que se vuelva a su casa pero el caso es que, con tres niños en casa y uno como P la necesito!!!  Necesito ayuda con mis hijos y con la casa, sobretodo porque necesito encontrar trabajo y sin ella es absolutamente inviable siquiera planteárselo.  Si le digo que se vaya no puedo ir a trabajar, si le pido que se quede y no encuentro trabajo tendré que renunciar…Estoy en un bucle!!!

Me ha costado mucho tiempo y dinero poner en orden mi cabeza e intentar que el miedo y la depresión no dominen mi vida.  He asumido que necesitaba ayuda y la he buscado como mejor he sabido y ahora que, más o menos, las cosas están en orden, que mi vida tiene cierto equilibrio y tengo cierta sensación de control todo parece desmoronarse.  No lamento haber dado ninguno de los pasos que he dado, simplemente es que creo que no es justo.  No es justo esforzarse tanto en las cosas, poner tanto empeño en que las cosas estén bien y no tener un poco de suerte…hoy me permito el lujo de lamentarme, que coño.

Yo no sé quien de mi familia me lee y quien no, en el fondo me da igual.  Mis circunstancias y mis problemas son míos y como mucho afectan a mi pareja.  De lo demás nadie es responsable y nadie tiene deber alguno para con nosotros.  Es solo que estoy harta, hoy estoy harta.  Lo hago lo mejor que puedo pero hoy, no tengo el “chichi pa farolillos”

Anuncios

No me toques los derechos…

cridaEsta debería haber sido la primera entrada del blog, pero necesitaba madurarla.  A dia de hoy, de hecho, no estoy segura aún de haber reflexionado suficiente.  Pero no quiero esperar más…no quiero que se me pase la rabia y la frustración, el desengaño…

Para los que me conocen un poco no hace falta aclarar cual es mi “opción política”, si es que en este país tenemos opción.  Para los que no me conozcan, me definiré como “orgullosamente inclinada a la izquierda moderada”.

Pero independientemente de la opción de cada uno, creo que hay ciertos asuntos de la actualidad social de nuestro país que son evidentes.  Cada vez pagamos más impuestos (directos o indirectos) y recibimos menos a cambio.  Los recortes “estructurales” se transforman “irremediablemente” (se me ocurren unos cuantos remedios bastante inconvenientes para nuestros “amados” políticos…) en recortes sociales.  Estamos perdiendo derechos, bajo mi punto de vista, es una evidencia.

A cada uno le preocupara un terreno en particular, imagino, a mi, por duplicado, me preocupa la educación pública.  Me preocupa mucho.

Me preocupa como maestra en paro el mero hecho de no tener trabajo.  Dentro de dos meses acabo mi prestación contributiva por desempleo y me veo buscando trabajo en cualquier lado, porque no encuentro de lo mío.  Después de 8 cursos trabajando como interina este año solo he tenido 15 días de sueldo, de momento, y en los centros concertados y privados están hartos de recibir currículums de gente que esta en mi misma situación.

Me preocupa la situación laboral de mis compañeros.  Tener que trabajar bajo la presión en la que lo hacen, con recortes en cuanto a recursos, en un sistema que ni se preocupa por ellos, ni valora su implicación, ni les tiene en cuenta…Nuestros jefes nos putean, bajo mi punto de vista es un hecho.  Sin hacer mención a la ruina de jefes que tenemos, ese tema casi mejor lo  “PISO” (“trepitjo”)

Me preocupa como madre la calidad de la educación que están recibiendo mis hijos.  No por falta de implicación profesional, al menos en nuestro caso, sino nuevamente por falta de recursos.  Mis hijos van a un centro público de dos líneas.  En las aulas de cuarto de infantil (tres años) donde están ellos hay una ratio de 28 niños y en cada grupo hay un niño con NEE (necesidades educativas especiales).  Uno de ellos es P.  28 alumnos para una profesora.  28 niños y niñas de tres años.  Es una aberración.

Y entrando de lleno en lo que más me preocupa.  Me preocupa la falta de atención a los alumnos.  Enumero:

1-  Me preocupa que mi hijo no esté recibiendo todo el apoyo escolar que necesita porque no hay recursos.

2-  Me preocupa que mi hija T esté dejando de hacer actividades porque los pocos recursos se destinan a los niños de NEE, que lo necesitan “mas”.  (No estoy de acuerdo, lo que necesitan son recursos específicos, no mendigar o “robar” lo que corresponde a sus compañeros.)

3-  Me joroba que mi hijo P venga con el pañal sucio y el culete escocido porque no hay recursos para ocuparse de cambiárselo cuando lo necesita.  Mi hijo no se hace las cosas encima para tocar los cojones a nadie.

4-  Me duele asomarme al patio, cual espía, y ver que mi hijo P, os recuerdo, con rasgos autistas, esta jugando solo porque no tiene una persona de referencia que le guie.

5-  Me indigna ir a buscar a mi hijo un día a mitad de horario lectivo porque tenia terapia y encontrarme con que hay una salida escolar, los recursos están fuera y su tutora, sola con 28 niños, esta cambiando de ropa a mi hijo que se ha hecho caca, mientras otro pequeño espera para que lo cambie porque ha vomitado y otro llora porque se ha caído y no hay nadie que lo atienda.  Me indigna por la maestra, por los niños…encontrarse semejante espectáculo mientras nuestros políticos miran a otro lado no tiene nombre.

Creo que es evidente lo que se pretende aquí.  Pretenden privatizar la enseñanza y…¡ yo me niego! Me niego a que nos sigan robando los derechos.

No tengo absolutamente nada en contra de los centros privados y concertados, de hecho, yo me he criado en dos concertados y tengo bastante buen recuerdo.  Conozco centros concertados y privados y maestros que trabajan en ellos y hacen una estupenda labor, pero…¿Qué pasa con la gente que no podemos permitirnos pagar por la educación de nuestros hijos?  ¿No se suponía que se nos garantizaba el derecho a la educación?

Y otra cosa que clama al cielo.  La calidad de la educación.  Yo sólo conozco una forma de conseguirlo y es destinando recursos.  ¡No hay más!  No es necesario cambiar las leyes cada dos por tres, no hace falta someter a los alumnos a pruebas diagnosticas, no es buena idea, pienso yo, introducir otra lengua de enseñanza con un profesorado insuficientemente formado (que dicen que nos han formado pero yo no conozco a nadie, curiosamente…)  Bastaría con dedicar recursos, reducir las ratios y valorar a los profesionales como se merecen y no estoy hablando solo de sueldo y vacaciones, que muchos irán por ahí.

Otro tema especialmente doloroso para mi es la integración de los alumnos con NEE en los centros ordinarios.  Pienso que lo que se pretende es mandarnos a todos a centros específicos y tampoco es un alegato en contra de los centros específicos, que nadie me malinterprete.  Yo quiero que mi hijo acuda a un centro de Educación Especial si ÉL lo necesita por sus limitaciones, no porque la escolarización ordinaria no tiene recursos suficientes para atenderle.  No me parece “de recibo”.

Podría alargar el discurso hasta el infinito y dudo que fuera capaz de transmitir todas las ideas que me evoca este asunto.  Sólo espero remover alguna conciencia, acompañar a alguna madre o padre cuya situación sea similar a la nuestra.  Es importantísimo rebelarse.  Yo ya he ido a Conselleria, he enviado correos a las administraciones pertinentes, la AMIPA de nuestra escuela esta implicadísima…vamos consiguiendo algún avance pero aún no es suficiente.

Fuerza a toda la comunidad educativa.

Rendirse no es una opción

Esa sonrisa...

Esa sonrisa…

Resignarse, tampoco.  Eso nunca.

El lunes estuve en una reunión de la Asociación Balear del Síndrome de X Frágil.  La acogida fue estupenda, mujeres muy agradables todas ellas, con historias duras, tristes…con miradas cansadas, ojos apenados…Las entiendo, no podría ser de otra manera.

Todas ellas son madres o hermanas de afectados por el SXF, pero sus familiares son ya mayores.  Los diagnósticos fueron tardíos y la intervención escasa, por lo que la afectación de sus hijos, salvo en un caso, es bastante severa.

En sus testimonios hallé palabras reconfortantes, comprensión y consuelo pero también, de un modo velado y posiblemente involuntario, casi invisible para ellas mismas, vi resignación.  No es un reproche, eso seria cruel e impropio, dadas las circunstancias.  El camino esta lleno de obstáculos y es agotador, pero…no quiero rendirme, ni resignarme.  No es nuestra opción.

Obviamente hay y siempre habrá momentos de cansancio, de hastío, hartura, agotamiento, rabia, tristeza…llamadlo como queráis, pero no podemos tirar la toalla.  No sería justo.

Así que escribo esta entrada, como siempre, para mi misma.  Para recordarme cuando me haga falta que para atrás, “ni para tomar impulso”, que llegaremos donde podamos, pero que nosotros no conocemos límites.

TE DURÉ FINS A LA LLUNA, SI HI VOLS ANAR!!!  (Te llevaré hasta la luna, si quieres ir!!)

Heroínas de a diario

IMG_1508

Maminka y el dúo dinámico.

Ayer fue un día intenso en la agenda de Maminka.

Cuando me duchaba, casi a las once de la noche, me puse a hacer recuento de la cantidad de cosas que había hecho y me pareció tremendo.  Madrugué para preparar a mis hijos para el cole, preparé sus meriendas, llevé al pequeño a la guardería, fuí a tomar un café con papi (esto no debería contar si no fuera por los 45 minutos  de atasco para abrazarlo y salir pitando), fuí a una reunión de la asociación, recogí a los niños, comimos, durmieron siesta (yo sólo lo intenté), hice manualidades con T…y por la noche, cuando todos descansaban, salí a correr.  Y de repente, en una arranque poco habitual en mi, me sentí orgullosa de mi misma.

Así que esta entrada es, porque yo lo valgo, una reivindicación a todas nosotras.  A las que trabajan, por su lucha por conciliar;  a las que no trabajan, por su dedicación exclusiva;  a las que tienen hijos con trastornos, por su lucha por conseguir un presente y un futuro digno para sus hijos;  A tantas y tantas amigas, madres que conozco…

Heroínas de “a diario”…

Reproduciendo modelos.

regañonaMis recuerdos infantiles respecto a mi madre son más negativos que positivos.  Me cuesta recordarla dulce, cariñosa, más bien todo lo contrario, estaba siempre enfadada, nos regañaba mucho y a veces nos caía algún cachete.  Siempre que sale el tema de conversación con mis hermanas todas comentamos lo mismo.  Es triste.  Aún así no me considero traumatizada, pero sí es cierto que me gustaria tener otro vínculo con mi madre.  Siento que, emocionalmente, no la necesito.

Duro el comienzo hoy, ¿no?.

Siempre procuro pensar que la mayoría de las madres lo hacemos lo mejor que podemos.  Yo, desde luego, así lo hago.  Sin embargo me sorprendo a veces “reproduciendo modelos”.  Regañando, chillando, amenazando…en lugar de empatizando.  Confieso que se me ha escapado algún cachete.  Me avergüenza, está mal, no me defiendo.  Siempre he pedido perdón, a menudo llorando, a quien lo ha recibido.

Yo soy una “tipa” reflexiva.  Me gusta, necesito, tener el espacio y el tiempo para pensar en las cosas que hago y en porqué las hago.  Yo funciono así.  En todos los aspectos de mi vida.  Supongo que lo he aprendido del mundo laboral pero estoy convencida que es necesario aplicarlo a nuestra labor como madres.  A fin de cuentas, es nuestro trabajo más importante, ¿no creeis?.

Y sin embargo veo frecuentemente a mi alrededor madres y padres que actúan por reproducción, porque ” a mi me dieron más de un guantazo y no me ha pasado nada”, sin plantearse siquiera si está bien o mal o si es lo adecuado para la educacion y el crecimiento emocional de sus hijos.  ¿Tanto nos cuesta recordar lo mal que nos sentíamos cuando nos regañaban sin opción a defendernos?  ¿O cuando nos daban un guantazo?  ¿O cuando nos castigaban por algo que no habíamos hecho, sólo porque “pasabamos por allí”?

Demos opción a nuestros hijos a defenderse, a argumentar, a explicarse, por lo menos.  Mantengamos una actitud dialogante, expliquemos el porque de las cosas…no se trata de “dejarles hacer lo que quieran”, es “simplemente” explicarles porque no pueden hacer lo que quieren y entender que eso les genere frustración y enfado.  Acompañemos, sin coaccionar, dirijamos sin amenazar, eduquemos con cariño.

La disciplina es importante, los buenos habitos tambien, pero para llegar ahí podemos tomar diversos caminos.

Como me dijo una vez un amigo, educar es como cuidar un arbolito, riegas, abonas, podas y a la larga obtienes un arbol sano y fuerte, que da buenos frutos, jugosos.

No quiero hijos sumisos y obedientes, del mismo modo que no quiero adultos sumisos y obedientes.  No quiero que mi hija sea como yo.  No quiero que necesite la aprobación de su entorno para sentirse segura, como yo (aunque cada vez menos, tranquilos todos).  Quiero que sea fiel a si misma y a sus principios, respetando los  de la gente que le rodea.  Quiero que tenga herramientas para defenderse de una forma respetuosa en la sociedad que la envuelve, que sea crítica, que proponga soluciones sin miedo a ser juzgada.  Quiero que sea fuerte.

No quiero ser mi madre.  No quiero coartar sus libertades, no quiero que me tenga miedo, que me mienta ni me oculte lo que piensa o lo que siente.

Pienso sobretodo en T, pero tambien lo aplico a P y a X, claro.

Niñitos de mi alma.  Soy la mejor madre que puedo ser hoy, y mañana y pasado seré aún mejor.  Porque tengo los mejores maestros.  Vosotros.  Os adoro.

Otra cesárea para una famosa…

carboneroEsta entrada no pretende ser un juicio a lo que esta mujer haya podido decidir respecto al nacimiento de su hijo.  Dior me libre a mi, de pretender gobernar en casa ajena.  Es sólo una reflexión.

En el caso de Sara Carbonero e Iker Casillas y su retoño (cuyo nombre desconozco, no me he informado bien…) pueden haber pasado varias cosas.

La primera, que la mamá haya iniciado trabajo de parto, la cosa se haya complicado y haya tenido que recibir a su bebé mediante cesárea.  Si ha sido así, bienvenida la intervención.  Espero que haya sido respetuosa con ella, con el bebe y con el padre de la criatura, el gran olvidado en estos casos.

Otra posibilidad es que la muchacha “no se pusiera de parto”,  la hayan “ayudado” mediante una inducción, la cosa se haya estancado y hayan tenido que hacerle una cesárea.  Si ha sido así, lamento que la cosa no prosperara. (la inducción y sus consecuencias son otro tema…)

Otra posibilidad es que, como el bebe ya esta listo para nacer (como lo saben, se lo ha dicho el a través del ombligo?) y no te vas a poner de parto, o eres estrechita, o mil y una variantes más vamos hacerte una cesárea para evitar que sufras.

Y supongo que seguirá habiendo muchas variantes, vease cuadrar agendas, esto de parir no va conmigo…a saber…en realidad no es de nuestra incumbencia.

Esta entrada es simplemente una reflexion mia, propia personal puesta por escrito.  Se hacen demasiadas cesáreas.  Esto es un dato que no me invento, lo dice la OMS.  Se toma  una intervencion de cirugia mayor abdominal, con los riesgos que conlleva  para la madre y el bebe, y se normaliza.  No pasa nada, esta bien parir por cesárea.  Pues no estoy de acuerdo, no esta bien.  La cesárea es un gran invento moderno que salva vidas, pero sólo deberia llevarse a cabo cuando es absoluta y estrictamente necesaria para salvar la integridad de la madre, del bebe o de ambos (o de los tres, como en mi caso).  Y cuando es así se deberia llevar a cabo en un entorno respetuoso, teniendo en cuenta que no es sólo una cirugia, sino que implica el nacimiento de una o varias personas y , muchas veces, de una nueva mujer, una madre.

Me parece peligrosa esta “normalización” o banalización de la cesárea.  Creo firmemente que es fruto de la desinformación y del miedo.  Del miedo al parto, a lo que nos han contado.  Pocas mujeres saben que tener un hijo por cesárea es más peligroso para ambos que un parto vaginal, que los niños nacidos por cesárea sufren más que los nacidos por partos normales.  Poco importa que nazcan más guapos, con las cabecitas mas redondeadas…¿Podemos imaginar el impacto físico y emocional (si señores, los bebes sienten) de una criaturita, que está cómodamente alojada en el seno materno, calentito, con sus necesidades cubiertas y, de repente, sin aviso previo, alguien “enciende la luz” tira con fuerza de su cabeza y lo saca a un medio extraño, obligándole a reaccionar muchas veces “a lo bruto”, habitualmente separándolo de su madre, sometiéndolo al frio y al miedo?  Suerte que no se acuerdan…

Para la madre la cosa no es mucho mejor (salvo si ha sido programada con su consentimiento, imagino).  Es terrible, y lo digo con conocimiento de causa, la sensación de desapego que se siente (y es algo muy habitual, me muevo mucho en estos círculos) hacia un hijo que no ha sido parido.  Nos perdemos la oxitocina, la hormona del amor, la misma que segregamos al tener un orgasmo, las endorfinas…es, haciendo una comparación muy, muy absurda, como salir a cenar y no tomar postre….  Es horrible el dolor físico del postoperatorio…y en mi caso no pude cuidar de mis hijos en ese momento porque estaban ingresados, pero imagino lo frustrante que ha de ser necesitar que alguien cuide de ti y de tu hijo recién nacido porque tu no puedes ni moverte…si a las dos horas de parir se esta tan fresca!! (un parto bueno, que uno malo también debe tener lo suyo…)

Pero de todo lo que me evoca la noticia de S.C lo que me parece más triste es la posibilidad de que haya sido una cesárea programada con el consentimiento o, mejor dicho, el beneplácito de los padres de la criatura.  No es que no respete la decisión de la pareja, si es que ha sido esta, es que me parece triste.  Y me parece triste porque seguramente es fruto de la desinformación y del desconocimiento.  ¿Cómo sino, sabiendo los riesgos que implica una cesárea para la madre y el bebé, accedería nadie a someterse a una sin indicación médica que lo justificara?  Es algo que no logro entender porque ni yo, ni ninguna de las madres que conozco, pondríamos en riesgo la vida de nuestros hijos sin necesidad.

Esta es principalmente la idea que quisiera expresar a través de esta entrada.  Las cesáreas no deberían NUNCA hacerse sin indicación medica que lo justificara, nunca.  No son otra forma de nacer, sino que son una forma de nacer que solo deberían experimentar quienes no pudieran hacerlo de forma natural y segura.  Y los médicos no deberían acceder bajo su responsabilidad, a practicar cesáreas sin indicación, lo mismo que no va uno un dia al hospital y le pide al medico que le quite la apéndice, no vaya a ser que se le inflame y le jorobe las vacaciones.

A título informativo, el índice de cesáreas en España en el año 2009 fue de un 25,3%.  La OMS recomienda no exceder el 15%…

Os dejo un enlace a la web de El Parto es Nuestro, por si os interesa ampliar información.

http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/la-cesarea

¡Dejádnos parir!

El motivo por el que me convertí, como me llama mi compañero, en una “talibana de los partos” aún tengo pendiente contároslo, pero se resume fácilmente: CESÁREA URGENTE.

En el embarazo de T y P tuve síndrome de Hellp, una complicación de la preeclampsia que puede llegar a ser letal.  Así que como estaba de 34 semanas y T, que era el primer bebé, estaba en posición podálica, tocó cesárea.

Nunca he dudado de que mi cesárea fue necesaria, nunca he sentido que me robaran el parto en si mismo…pero me robaron la dignidad como mujer, me robaron un momento que debía ser, pese a las circunstancias, mágico  y, sin saberlo, con su falta de humanidad, liberaron a una leona…me liberaron a mi.

Desde entonces he leído mucho, he participado en foros, me he asociado…y he parido.  He parido vaginalmente dos años después de una cesárea que fue muy traumática.  Y en todo ese camino he aprendido mucho, muchísimo.  Mis hijos me han abierto los ojos a un saber que lleva ahí, en nuestra herencia genética, millones de años y que muchas mujeres desconocen hoy en día.  Estamos diseñadas para parir.

Buscando inspiración hoy he releído el relato que escribí del parto de X.  Fue un parto necesariamente medicalizado pero muy respetado.  No fue el parto que yo quería, pero fue mi parto.

Esta es mi una de mis batallas personales.  Que cada mujer tenga el parto que elija, que tenga poder en su cuerpo y en sus decisiones, que sea respetada y no criminalizada por salirse del camino marcado…que se la RESPETE, lo mismo que a Shakira en su cesárea programada para cuadrar agendas.