La vuelta al cole

Evidentemente estoy muy contenta de estar trabajando.  Ha sido un alivio tremendo, económicamente hablando.  Ya no voy a comprar a presupuesto cerrado y si me apetece algún artículo que no es de primera necesidad puedo comprarlo sin tener remordimientos.  Fantástico.

Además de esto, la vuelta al cole, me ha traído muchas cosas más.  Algunas muy buenas, como la anteriormente mencionada, o la agradable sensación de hacer algo más que “ser mamá” (sí, es una sensación agradable rodearme algún rato de adultos, conversar de algo que no sea Nemo o Pocoyó y “despegarme” unas horas al día de mis “obligaciones de mamá”)  Otras no lo son tanto.

Recolocada en el sistema de Educación Pública no puedo sino aumentar mi malestar en cuanto a como nuestros gobernantes manejan esta situación a su antojo.  Somos unos peleles.  Tal cual.

Resulta que el pasado lunes empecé una sustitución en un colegio cercano a casa.  Es una baja por maternidad y la profesora que sustituyo no se va a incorporar hasta el próximo curso.  ¿Sabéis cuantos días llevaban “esperándome”?  Dos semanas.  Dos semanas en las que no se cubre una baja porque así se ahorra un dinero que se irá, muy probablemente, a engordar el bolsillo o la cartera de alguno de los cantamañanas que han sido “sabia y democráticamente” elegidos por los ciudadanos españoles.  Estupendo.

Además de esto, que ya me parece alarmante, resulta que el equipo directivo del centro ha dimitido y esta ahora ejerciendo “en funciones” a la espera de que los superiores pertinentes den respuesta a su carta de dimisión.  Llevan semanas esperando respuesta.

Y hablando de respuestas, lo más de lo más esta semana en mi vuelta al cole ha sido lo siguiente.  A ver si se explicarme.  Como sin duda sabéis los que pertenecéis a las Islas Baleares y quizá también os suene a los de fuera, nuestros gobernantes se empeñan en implantar una normativa de “Tractament Integrat de Llengües”, el consabido TIL, a pesar de la oposición manifiesta de gran parte de la comunidad educativa (que incluye asociaciones de padres, maestros, profesores de secundaria, maestros y profesores de centros privados y concertados, profesores de la universidad…).

El colegio donde he empezado a trabajar se opone férreamente a esta normativa, no sólo sus maestros, sino también padres y Consejo Escolar.  Pues bien, resulta que, precisamente, el Consejo Escolar (órgano de gobierno del centro) aprobó por mayoría al inicio de este curso escolar, un Proyecto Lingüístico que, por lo visto, no era favorable a la administración.  Tras la aprobación de este Proyecto Lingüístico, se implantó por Decreto Ley, el dichoso TIL.  (¿Recordáis como fue el asunto no?  Recurso Contencioso, Suspensión cautelar de la aplicación del TIL por parte del Tribunal Superior de Justicia de las IB y posterior aplicación de la normativa por Decreto-Ley).  Pues bien, el Consejo Escolar del centro solicitó, por escrito, a Inspección qué era lo que tenían que aplicar a partir de ahora, si el Proyecto Lingüístico aprobado a principio de curso, o bien, el Proyecto TIL, NO aprobado por Consejo Escolar.  Cinco meses después Inspección contesta, también por escrito, que lo que hay que aplicar es el TIL.  ¿Perdón?  ¿Nos olvidamos entonces de que el Consejo Escolar es el órgano de gobierno de los centros educativos?  Por lo visto sí, será mejor olvidarse, porque lo que yo entiendo es que, a partir de ahora, el Consejo Escolar será un mero trámite formal.  Indignante, no puede describirse de otra manera.

A parte del hecho de que ha quedado manifiesto que no tenemos ninguna potestad en el ejercicio de nuestro trabajo como maestros y de que los Consejos Escolares “no pintan absolutamente nada” me llama la atención el hecho de que hayan tardado “sólo” cinco meses en dar respuesta a la demanda de mis compañeros.  Me pregunto que pasaría si ahora nosotros tardáramos cinco meses en acatar las órdenes y ponerlas en práctica.  Mención a parte el hecho de que, en ningún momento, se nos han dado instrucciones precisas y concretas de ¡CÓMO COJONES LO TENEMOS QUE APLICAR!  Perdonadme que grite…

Vergüenza, señores, vergüenza.  ¿Cómo puede estar pasando esto?  ¿Por qué les estamos dejando hacer semejante desastre con la Educación Pública?  ¿Así es como pretenden asegurar el futuro a nuestros hijos?

Amigos míos, esto es lo que pasa cuando se deja a un farmacéutico ansioso de poder y con la cabeza hueca (aunque muy bien peinada ,a cada uno lo suyo) y a una vendedora de pisos ignorante en cuestiones de Educación pero que se jacta de “saber escuchar” (i una puta merda Joaneta, si sabessis escoltar ja te n’hauríes tornat a ca teva a vendre pisos, curteta) que guíen el destino de algo que es nuestro.  La Educación de nuestros hijos.

INFORME TREPITJA

Anuncios

Un comentario en “La vuelta al cole

  1. Sempre he defensat que sa educació es feina dels pares. A l’escola s’ha d’ensenyar. Les matèries i es clar també ajudar amb l’educació. Si per noltros ja es difícil amb dues… Que pot fer un mestre amb 30??? Trob que hi ha molta pardalaria al mon i poques ganes de lluitar. Perquè això és educar , una lluita de 24 hores i cansa i molt. Però es feina dels pares. Vaja pens jo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s