Hermanos que valen un mundo

Tres preciosidades...regalo de la vida...

Tres preciosidades…regalo de la vida…

Tengo cuatro hermanas que son cuatro tesoros, no se que sería mi vida sin ellas.  Pero esta entrada es para mis hijos T y X, hermanísimos de P, mi Xmen.

T y X “sufren” las consecuencias de tener un hermano con discapacidad.  Esas consecuencias, de momento, son que P necesita muchísimas atenciones y les “roba” su tiempo como hijos, que P “descontrola” a veces y les hace daño, les muerde, les pega… que P llega a ser tan absorbente y agotador que deja a papá y mamá sin ganas ni energías para más…

Sin embargo T y X empiezan a ser, a pesar de su corta edad, los grandes escuderos de P, caballero andante de preciosa sonrisa.  ¡Son el perfecto Sancho Panza!.  Sin duda alguna los mejores terapeutas.

A P le cuesta socializar con sus iguales, tiende a relacionarse mucho mejor con los adultos y sin embargo, al tener a dos hermanos en casa no tiene otro remedio que jugar.  Y vamos viendo como, despacito y con buena letra, es capaz de integrarse en el juego de sus hermanos, de una forma que cada vez es mas natural, los imita, los llama, incluso empieza a iniciar el juego de forma espontánea.  Avanzamos a pasos agigantados y los grandes responsables de esto son ellos, los superhermanos del superhéroe.  Sin lugar a dudas.

A parte de esto, que ya es mucho, T empieza a entender cual es la situación de P.  Evidentemente a ella no le hemos explicado que su hermano tiene una mutación genética hereditaria, no sabe aún que quizás ella sea portadora de esa misma mutación, no sabe, en definitiva, que su hermano tiene Síndrome de X frágil.  Tampoco creo que le importe.  Ella sabe, a su manera, que su hermano no es malo, sino que a veces le cuesta hacer las cosas “como toca”.  Sabe que la cabecita de su hermano va “más despacio”, palabras textuales, y que hay que recordarle las cosas muchas veces para que pueda hacerlas bien.  Sabe que tiene que tener paciencia y que tiene que felicitarle mucho cuando le salen las cosas.  Anoche sin ir más lejos le hizo una gran fiesta por el “simple” hecho de subirse el pantalón del pijama.

A veces, D, su padre, y yo, comentamos que P ha nacido para ser “hijo único” y que ha tenido la suerte de no serlo.  Seguramente de haber sabido que P tenia una mutación hereditaria X no hubiera nacido (T es inevitable, son gemelos ;-))  De haber sabido que yo era portadora, ni siquiera P hubiera nacido…que terrible pérdida…que “extraña suerte” el haberlo ignorado.

Más adelante, cuando sean más conscientes, habrá que trabajar mucho la parte emocional de T y de X.  Tener un hermano con discapacidad debe de ser duro…  De momento disfrutamos de verlos crecer juntos, con las dificultades y las alegrías propias de criar a tres niños a la vez…felices, como cualquier otra família…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s