Vacaciones de una familia real

Papi y el trio, en la "piscina-charco".

Papi y el trio, en la “piscina-charco”.

Existe otra familia real que también veranea en Mallorca.  ¡¡Nosotros!!

Por fin hoy empiezan las vacaciones de papá y estamos dispuestos a pasarlo en grande, en la medida de nuestras posibilidades.  A viajar, con los tres, de momento no nos atrevemos aunque me empiezan a entrar ganas de intentarlo pronto.  Nos iremos moviendo entre la “piscina-charco” de la foto, la piscina del pueblo, alguna playita de la isla y quizá alguna quedada con amiguetes en casa.

No nos hacen falta lujos.

Cualquiera podría pensar que tener todo el verano de vacaciones es una fiesta pero, aunque no me quejo, a mi se me está haciendo cuesta arriba.  Nuestra situación familiar es compleja, evidentemente por el trastorno de Pau, y seria absurdo negar que no estamos limitados por el mismo.  Cuesta salir de casa con él…y un adulto solo es imposible.  Así que se podría decir que pasamos el verano “metidos en casa”, esperando a que papá tenga sus vacaciones y “aburriéndonos”

Este es un tema que me entristece un poco, pero realmente, de lo que me he dado cuenta es de que “me lo monto muy mal”.  Tengo que reconocer que tengo poca iniciativa y siempre busco los mismos apoyos.  Supongo que no estaba preparada para sentirme atada.  Para mi, emocionalmente, es lo peor.  Me desespera.

Charlando con otras madres una se da cuenta de que la soledad en la crianza es algo habitual, de que hemos perdido el concepto de tribu y que cada cual “se apaña como puede”.  Pero la cuestión es que yo tengo un pequeño problema añadido (es cuestión de tiempo se resolverá solo).  No puedo ir a ningún sitio sola con los tres.  No puedo ni salir al parque, es así.  Dependo de alguien que me ayude porque Pau es perfectamente capaz de liarme un circo en cualquier lado y Teresa y Xavi son demasiado pequeños para entenderlo y colaborar.  Necesito ayuda…y tengo poca.

No culpo a nadie, nadie me ha dejado tirada voluntariamente (estoy convencida vamos) es sólo, como ya he mencionado, que todos (y cuando digo todos me incluyo) vamos a lo nuestro.  Sin embargo esperaba más…más apoyos, más “tribu”, más ayuda…y no la he tenido.  Tampoco la he pedido.  Craso error.

Espero haber aprendido de la experiencia.  Espero que cuando llegue el verano que viene y me vuelva a sentir sola, aburrida y frustrada, me acuerde de leer esta entrada y sea capaz de tragarme el orgullo para pedir  apoyo y ayuda. (es difícil reconocer que la necesitas en una sociedad en la que la autosufiencia se premia, ¡qué os creéis!).

No puedo terminar sin agradecer a la prima L su colaboración al recoger a Pau de la escuela de verano durante el mes de julio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s