El niño feo y malo

Pau el dia que llego a casa...ni feo, ni malo, nunca...

Pau el dia que llego a casa…ni feo, ni malo, nunca…

El otro día estábamos en una fiesta.  A Pau no le entusiasman las fiestas, se agobia bastante con las multitudes y si encima no encuentra nada con que poder evadirse pues peor aún.

El caso es que, normalmente, la manifestación de este agobio se ve desde fuera como una rabieta.  Pau grita, lloriquea, se tira al suelo, intenta escaparse…

Ya nos ha pasado más de una vez que la gente de alrededor vea esto y “nos llame la atención”, pero lo del domingo fue escandaloso y muy doloroso para mi.

En plena rabieta de mi niño, dos señoras que estaban por allí con una niña pequeña empezaron a decir: “¡Mira, mira que niño más malo, mira como llora!”  “¡Que feo, que feo es, como está llorando!”.  Lo peor de todo, lo más triste de todo…en ese momento no supe responder.  No supe decirles “las malas y feas son ustedes”.  Estoy aún tan adiestrada en buena conducta que callé.  No defendí a mi hijo de los insultos y la falta de respeto de dos extrañas.

La cosa no acabó aquí.  Las dos señoras no perdían de vista a mi agobiadísima mariposa.  Al cabo de un rato una de ellas insistió:  “¿Pero que te pasa?  ¿Quieres parar ya de llorar?”  Ahí ya si respondí, demasiado formal, demasiado digna, pero respondí:  “Déjelo por favor, está muy agobiado”  Ella insistente:  “¿Qué le pasa?”  “Pues mire, le pasa que tiene una discapacidad.  Tiene autismo y está muy agobiado” (normalmente en estas situaciones digo que tiene autismo porque si digo que tiene SXF nadie sabe lo que es, somos muy raritos) La respuesta de la señora ya fue de “mear y no echar gota”.  “Ay, es que no se le nota nada, se le ve tan normal…”  Silencio y cara de “no me lo puedo creer” por mi parte.  Pau y yo nos alejamos de la señora, que intentaba tocar a Pau recibiendo de su parte un gruñido y un manotazo que no traté de impedir (se lo merecía, que coño)

Me duele no haberle defendido, me siento muy culpable.  Pau entiende bien las palabras, aunque a veces no las sepa usar del todo bien.  Estoy segura que su mensaje le llegó.  Estoy triste y cabreada.

A todo esto pienso que el hecho de que Pau tenga una discapacidad es solo un agravante.  La situación sería igualmente “mala y fea” si hubiera sucedido con Teresa o con Xavi.

¿Por qué pensamos los adultos que tenemos derecho a faltar al respeto de esta forma a un niño?  ¿Acaso cuando vemos a un adulto, conocido o no, que esta enfadado le decimos lo malo y lo feo que es?

Todos los niños tienen rabietas.  Pobre del niño que no se enfade nunca.  Pobre de aquel al que lo repriman usando estas “técnicas”.

Los niños tienen rabietas porque están aprendiendo a gestionar sus emociones.  Les cuesta a veces encontrar las palabras que definan lo que es pasa, su lenguaje y su capacidad de autocontrol están en desarrollo.  Es normal y sano que se cabreen, que griten y que lloren.  Lo que no es normal es que reciban insultos y menosprecios a cambio.  ¿Qué pretendemos los adultos enseñarles con eso?  ¿Respeto, empatía?  Me temo que no es la manera.

Entiendo, lo vivo a diario, que estas situaciones a los adultos nos agotan y nos minan la moral.  Ajo y agua.  Nuestros niños no tienen la culpa de nuestra falta de recursos.  Tendremos que hacer un cursillo o una sesión de hipnosis ¡qué se yo!

Yo, por mi parte, lo primero que tengo que mejorar es mi actitud de loba.  Así que aviso para navegantes.  No volveré a callar.  A la mierda si a a alguien le parezco mal educada, mis hijos no quedarán más sin defensa.  Ellos no tienen estrategias y yo quiero deshacerme de las mías de niña buena, que no les ayudan.

E y R si leéis la entrada no os sintáis mal…no he querido molestaros en ningún momento, pero necesitaba escribir esto.  Por Pau y por mi.  ¡Os queremos!

Anuncios

5 comentarios en “El niño feo y malo

  1. madre mía cuantas veces nos tenemos que morder la lengua! de todas maneras, la gente habla de todo. si hubiera estado quieto hubieran dicho: mira mira que quieto esta, ni se mueve! pasa de todooooooo que lo más importante sois vosotros!!!!

  2. De todo se aprende, y para la próxima no te pasa; unas veces elegirás el estilo barriobajera “para feas tu y tu amiga”, otras uno más sofisticado “perdone, ¿nos están hablando a nosotros?, si es así, le informo que podría usted guardarse su comentario, que a nadie le interesa”; otras la bien usada indiferencia (el mejor desprecio es no hacer aprecio). Pero, por favor, nunca, nunca, nunca, te justifiques ante extraños, JAMÁS. A esas mujeres no las volverás a ver en tu vida ¿qué más te da lo que opinen de vosotros?, y aún si las conocieses ¿qué cojones te importa la opinión de nadie?.
    Vive tu vida a tu manera, disfrútala, y no pierdas el tiempo en dar explicaciones a nadie.

  3. Que cabreada me he sentido al leer esto. Yo tengo un niño con una discapacidad y me molesta mucho cuando lo miran como si hubiese venido de otro planeta e intentan encontrarle las disferencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s