Úteros que van por libre.

Embarazada de Xavi, feliz...

Embarazada de Xavi, feliz…

Esto sorprenderá a más de uno, entre otros al papá de mi trío, pero siento que tengo la necesidad de soltarlo.  Lo he hablado con apenas dos personas.  Es un lastre…

Mi cuerpo, mi yo mamífero quiere tener otro hijo.  Cuidado, otro hijo, no otro bebé.  Siento que “no he terminado todavía”, que sigo queriendo gestar, parir y criar preciosos hijos…y mi mente consciente sabe que no puede ser.  Y duele.

Se que es difícil de entender.  Muchos me dirán, “pero si ya tienes tres”.  Lo sé.  Son justo todas esas cosas las que me dice mi cerebro y además añade, cruelmente, “eres portadora de una discapacidad que puede ser severa”.  Demasiada suerte he tenido, ya lo se.

Ya veis, no es algo consciente.  Mi neocórtex funciona bien, por lo visto, ya me preocupo yo de intentar autoconvencerme de que se acabó, que no puedo tener otro hijo.  Pero mi útero va a su bola, no me hace ningún caso.  Todos los meses se manifiesta más fuerte que nunca, instintivo, animal, pidiéndome otra cría que gestar, otro corazón que lata con el mio.  Y yo, todos los meses intento hacer oídos sordos a su grito y repetirle, “no puede ser”.  Y no se lo cuento a nadie, porque ya se lo que me dirán y no tengo ganas de oírlo.  Me basto sola.

Nunca imaginé sentir esto.  De hecho, cuando el bebé no llegaba e hicimos el tratamiento, solía pensar que me “conformaría” con un hijo.  Pero es que no soy yo,  no es un pensamiento es más bien un sentimiento, una llamada.

He intentado buscar una explicación racional a esta sensación que es tan animal y tan brutal a veces.  Tiendo a pensar que, el no haber parido a Xavi de forma natural (sin oxitocina, ni epidural, ni vias, ni antibióticos) ejerce una enorme influencia.  Es como si mi útero y mi yo salvaje se hubieran quedado con las ganas de demostrar que si podían, que no necesitaban intervenciones externas.  Esto me lleva a pensar en como la medicina moderna esta alterando nuestros procesos físiológicos y los emocionales que se derivan de ellos.  No se, intentando buscar un porque a esta pequeña tortura.

Anuncios

12 comentarios en “Úteros que van por libre.

  1. Marga, entiendo esa necesidad salvaje. Y no, no es porque el parto de Xavi haya sido intervenido. Es, como tú dices, tu útero. Son nuestros úteros los que deciden. Ya ves, mi niña tiene casi 9 meses, nació en un PARTO, así, con mayúsculas, y mi útero me está pidiendo a gritos el tercero. No puedo imaginar lo que debe ser tener que taparte los oídos y no hacer caso de esos gritos.

    • Gracias Ana. No se si es peor tener que taparte los oidos o la boca, la verdad. La incomprensión generalizada ante algo que es tan “incontrolable”, que te llamen caprichosa o loca…En fin, solo necesitaba soltarlo. Sabia que recibiria apoyo aquí. GRACIAS.

  2. Ay cómo te entiendo!!! Mi útero está igual, pero en mi caso al que tengo que convencer es al padre de la posible criatura, que no está muy convencido de querer tener el tercero. La foto preciosa por cierto. Un beso.

  3. Mi esposo se ha hecho la vacectomía, decisión que tomamos juntos, conscientes y que incluso le agradezco y sé que un niño más sería económica y emocionalmente un desastre para esta familia y sin embargo siempre que me viene la regla siento una tristeza profunda. Es como si esperara un milagro, que la vasectomía no funcionara. Te entiendo como no tienes idea, creo que es algo que sentimos todas en cierta medida. Por algo hay mujeres que tienen muchísimos hijos, porque se dejan llevar por esa sensación que no es nada débil.

  4. Te comprendo perfectamente. Hace un tiempo yo tenía esa misma sensación pero con el tercero, aunque parece ser que últimamente mi “útero” ha comprendido que no es posible, que con dos peques terremoto tengo bastante por el bien de mi salud mental, y ahora parece que esa necesidad se ha calmado. Aunque sigo sintiendo que me encantaría un tercer embarazo, parece que la urgencia se ha calmado y está aceptando que probablemente no haya más.

  5. Hace poco escribí un post de este estilo en mi blog: hecho de menos mi bombo, se llamaba: https://mamaenelsigloxxi.wordpress.com/2015/03/20/echo-de-menos-mi-bombo/
    Es algo que no se puede explicar y que, desde luego, mucha gente no entiende: ni tu pareja, ni tus amigas… Es como si tus hormonas hubiesen tomado posesión de tu cerebro y fueran por libre. Yo sé que sería una locura tener un tercero, que mis hijas son muy pequeñas, pero me entristece pensar que ya está. Que se acabó. Que esta etapa tan bonita de mi vida está llegando a su fin, porque por mi edad tampoco tengo mucho margen de maniobra. En fin, que espero que se me pase pronto…
    Por cierto, te he nominado para el Liebster Award, me encanta tu blog!.
    https://mamaenelsigloxxi.wordpress.com/

  6. Marga, hacía mucho que no te leía y hoy decidí pasearme por aquí. Me siento muy identificada con tus palabras. Yo también llegué a pensar o pienso que quizás hayan sido los partos NO perfectos que tuve que haya desencadenado esta necesidad de tener un tercer hijo. Yo intento convencerme de que no puede ser, seria una locura! Mi marido es de la opinión que “quizás” en un futuro lejano, cuando los peques sean mayores, uffff! Y yo qué no y que no o ahora o nunca. Aunque me temo que gana el nunca. Me quedaré con las ganas y intentaré ahogar la mamífera que vive dentro de mi.
    Un super abrazo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s